Cátedra Jorge Basadre

Blog-Homenaje a la memoria de Jorge Basadre,
Historiador y Profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

domingo, julio 08, 2007

Basadre, el sabio

Por Francisco Miró Quesada Cantuarias
Filósofo



Se está celebrando en grande el centenario del nacimiento de Jorge Basadre Grohmann. No podía ser de otra nera. Al gran hombre se le celebra en grande, o no se le celebra. Tanto en los diarios, como en las revistas y los canales de televisión, se ha hablado mucho sobre el gran maestro e historiador.

En estos medios se han tocado casi todos los temas que distinguen la personalidad y la obra de Jorge Basadre. Hay buenos artículos al respecto. Y algunos de ellos han agotado el tema, sobre todo el excelente artículo de Enrique Bernales que, en pocas palabras, abarca la trayectoria de Basadre como historiador, como patriota, como político, como director de la Biblioteca Nacional, como visionario.

Pero cuando se trata de un hombre como Basadre, siempre hay algo que decir. Y nadie ha hablado sobre la relación de Basadre con la filosofía. Se ha dicho que tenía una visión filosófica de la historia. Sin embargo, nada se ha dicho sobre la cultura filosófica de Basadre.

En 1959, Carlos Cueto, Augusto Salazar Body, Nelly Festini y yo nos propusimos hacer una investigación sobre filosofía de la historia. Y pensamos que para hacer esta investigación era necesario invitar a un historiador. Después de darle vueltas al asunto, llegamos a la conclusión de que el único historiador que podría integrarse a nuestra investigación era Jorge Basadre. Sin esperar más fuimos a hablar con él, que aceptó con entusiasmo.

Al día siguiente fue a nuestra reunión y le informamos sobre el tema de nuestra investigación: tratar de encontrar invariantes históricos que, a través del tiempo, permitiesen mostrar que, a pesar de la relatividad de casi todo los valores de las civilizaciones, hubieran resistido la demoledora erosión de los siglos.

En la segunda reunión (lo hacíamos dos veces por semana), Carlos Cueto planteó uno de los más importantes aspectos de la filosofía kantiana: su filosofía de la historia. Y Basadre respondió que, efectivamente, el tema debía abordarse, pues los aportes de Kant a la filosofía de la historia eran fundamentales. Y nos quedamos sorprendidos cuando Basadre comenzó a hablar sobre la filosofía kantiana de la historia. Había leído, en alemán, todos los trabajos del gran filósofo sobre el asunto. Y los conocía mejor que nosotros.

Pero eso no fue nada. Para profundizar el tema del pensamiento histórico-filosófico de Kant, era necesario estar informado sobre la filosofía moral de Kant. Y Basadre se refirió a una de sus obras vertebrales: "Fundamentación de una metafísica de las costumbres", que había leído detalladamente. Esta obra es difícil de leer, pues el filósofo alemán no hace concesiones al lector y tiene un estilo apretadísimo, casi lacónico. La discusión sobre la "Metafísica de las costumbres" nos llevó al análisis de la "Crítica de la razón pura", tal vez el libro kantiano más difícil de leer.

Y Basadre nos dijo, y desde luego lo demostró, que había leído la introducción de la primera edición, y también la teoría kantiana sobre el espacio y el tiempo. Por eso he titulado este artículo "Basadre, el sabio". Basadre lo era doblemente: era un sabio de la cultura y un sabio de la vida.



Publicado en el diario El Comercio, 19/02/2003

Jorge Moreno Matos, 9:50 a. m.

0 Comentarios:

Escribir un comentario